Recientemente la ciencia convencional ha reconocido que los perros, los gatos y otros animales pueden ver frecuencias que los humanos no pueden. La explicación científica es que los