Se acreditó que un chaman de Uganda resolvió un robo. Pero en realidad el verdadero detective podría haber sido una serpiente. El caso en cuestión se centró en