Los científicos han descubierto que cuando una persona es declarada “clínicamente muerta”, su alma regresa al universo y continúa viviendo por la eternidad. De acuerdo con el físico