Algunos amantes de los animales prefieren a los perros que a los gatos como mascotas. Les enseñan trucos y les transmiten sus conocimientos mundanos. Los gatos, por otro