Combustión espontánea. Testigos horrorizados ven que un hombre estalla en llamas, sin razón aparente, en una calle de Londres. El mismo caminaba por una calle de la ciudad