Las Naciones Unidas se vieron obligadas a retirar el personal de Malawi debido a rumores de vampirismo. Estos rumores desencadenaron linchamientos públicos en dos distritos en el sur